21 enero, 2008

"¿Discapacidades o distintas capacidades?"



"Raquel tiene muchas dificultades, pero lo más hermoso es aprender con ella que, sobre todo, tiene muchas cualidades y distintas capacidades. Entre ellas mejorarse y superarse; que lo que necesita es ayuda; que necesita ser y sentirse escuchada y querida, valorada. Y yo necesito aprender a conocerla, a escucharla (no solo a través de las palabras) y comprenderla; necesito desarrollar mis capacidades para aprender a relacionarme con ella. Antes necesitamos que este aprendizaje y nuestra relación sea un motor expansivo que salpique e incluya a más personas. Raquel necesita y busca, al igual que yo, ser considerada y considerarse, o al menos poder sentir, que ante todo en un ser humano, una mujer, con facultades, con capacidades y habilidades diversas, con sueños y deseos, aunque con una conciencia parcial y limitada por causas patológicas genéticas. Se la ha negado la posibilidad de elegir, de reconocer su capacidad de elección, de sentir, de amar, de placer, de donar y donarse a los demás; se la ha negado su capacidad de bien, imponiéndole vivir la supremacía del mal que padece. Reconocer y descubrir sus capacidades y habilidades puede significar encontrar, reconocer y desarollar las mías propias y únicas.


¿Cómo sentimos, pensamos, nos relacionamos con la personas que tienen límites en sus capacidades, discapacidades, no elegidas? ¿Son discapacitadas o personas con una discapacidad, antes que nada seres humanos, mujeres y hombres con distintas capacidades como todas? ¿Los límites son los suyos o son de las demás, de cuánto conocemos y aprendemos a relacionarnos, y de la sociedad? Es importante la elección que hacemos acerca de lo que define a todo ser humano, lo que es más justo, auténtico y verdadero. La importancia de pensar la limitación y discapacidad como un aspecto de la persona, y no lo que la define, es una exigencia y razón de humanidad.


Todas las personas necesitamos y tendemos hacia las otras, buscamo y necesitamos el apoyo, sentimental y meterial, y la solidaridad de las demás. Igualmente necesitamos ser y somos donadores de solidariad, para ser mejores, más bellas y más felices. Al mismo tiempo es importante reconocer la diversidad, para comprender y no apartar superficialmente, la necesidad y urgencia de apoyo y sostén especial que algunas personas necesitan.


Este apoyo suele vivirse en privado dentro de la familia, con las limitaciones y problemas que conllevan ara la persona, como en muchos casos para los mismos familiares (en particular para las mujeres), cuando no se delega en el Estado o en la Iglesia (que posee un control enorme en este terreno). Hay también asociaciones, pero fatigan por salir de un marco estatal condicionante, que no reconoce el valor, esfuerzos e importancia de esta solidaridad, generosidad y asistencia.


Podríamos comenzar, juntas, desde las más protagonistas, personas que se dan o requieren vivir ya esta red de apoyo y asisencia, si pensamos en el asistir no como exclusión ni pasividad de quien la recibe. Podríamos comenzar a practicarla y concretarla, a organizarla a nuestro modo, con las exigencias y prioridades que nosotras pongamos. Es decir, que permita el aumento y la mejora de la calidad de vida tanto de las personas con alguna discapacidad como de quien sse empeña y compromete por ella; para comenzar a vivirlo ya de manera distinta; compenar mi carencia con la capacidad particular de las demás, y viceversa. Comenzar a involucrar cada vez a más personas y suscitar la imaginación de cómo combinar las distintas capacidades y habilidades como principio de una posible nueva comunidad"


Eva Lorenta.



Tomado del Periódico Socialismo Libertario nº22 (Enero/Febrero 2008). Página 3, sección Aquí y ahora.




3 comentarios:

Tito Pelon dijo...

Vaya, vaya. Antes que en la web oficial, ya esta en tu blog!! Desde luego eres Billy el Rapido. Con un poco de suerte, esta semana cuelgo yo la editorial en www.socialismolibertario.org.
Por cierto, las compas llevan todo este mes diciendome "mira que blog mas interesante me he encontrado!!" ja,ja.

Un abrazo fraternal, humanista, revolucionario y todas esas cosas.

P

Wilwarin dijo...

Está claro que todos necesitamos ayuda, para algunos es de una manera más física pero todos la necesitamos de manera espiritual.
Porque solo a través de los otros crecemos realmente como personas y todos debemos aprender a entregarnos con sinceridad, generosidad y sin paternalismos.

Gracias Eva por tus palabras y gracias Jaime por mostrárnoslas.

Armand Guerra. dijo...

Jajjaja. Pues sí, oye, total no tenemos cosa mejor que hacer a primera hora de la mañana cuando llegamos del curro. Me alegro mucho de que me dejes comentarios Tito Pelón. Sigue haciéndolo. Por cierto, si sigues con tu página web, mándame el enlace porque no conseguía conectar. Ahora tengo enlazado tu blog, pero creo que lo tocas poco. Un abrazo, campeón. Y los que te comentan el blog que también dejen comentarios. Me está empezando a quedar recojonero, ¿verdad?

Muchas gracias Wilwarin. Un abrazo.