10 marzo, 2008

TOTALITARISMO (DEMOCRÁTICO).

El documental dramatizado dirigido por Michael Winterbottom y Mat Whithecross en 2006, titulado "The Road to Guantánamo" (Camino a Guantánamo), nos ofrece un ejemplo de lo que es la Democracia. No seamos ingenuos. Leámos libros de historia. Desde los orígenes, desde la Revolución francesa, la democracia se basa en el exterminio del que no entra en sus esquemas. Quizá la Democracia sea más inteligente a la hora de relacionarse con las sociedades, pero quien no entra en sus planes es tratado como un enemigo a exterminar. En eso no se diferencia de sus hermanos históricos, el fascismo y el stalinismo. Winterbottom nos restituye la historia de cuatro jóvenes amigos, hijos de inmigrantes paquistaníes en Gran bretaña. Uno de ellos va a casarse a Paquistán poco después de los atentados de 11S e invita a sus amigos a acompañarle. Viajan cerca de la frontera con Afganistán, y como jóvenes curiosos deciden pasar la frontera para ver ese país, que en breve será bombardeado y ocupado por los aliados encabezados por EE.UU. La guerra no tiene piedad de nadie, y menos de los ingenuos. Los muchachos son apresados por la Alianza del Norte, en guerra durante años con los talibanes. Después de sufrir torturas y asistir al exterminio de muchos hombres con la excusa de pertenecer al ejército talibán, son entregados a las fuerzas estadounidenses. Aquí es cuando empieza un camino a Guantánamo lleno de humillaciones, tortura y amenazas. Permanecieron en Guantánamo hasta 2004, sufriendo un régimen de terror cotidiano, de negación de su condición humana en nombre de la Democrácia y los derechos humanos. Qué curioso. Me recuerda a los libros en los que se habla de las purgas stalinistas y de cómo en nombre del socialismo se cometían las peores atrocidades. La afasia moral forma parte de nuestras sociedades. Lo peor es que en la URSS el miedo era lo que sostenía el sistema. Aquí y ahora defendemos un sistema que comete atrocidades, como las que relata este film, porque pensamos que son anomalías. No son anomalías. Esto es la Democrácia. Hora es de empezar a inventa algo nuevo, de transitar caminos elegidos realmente por nosotros, y no por los que nos dan hechos desde el poder. Es una cuestión de dignidad. Es una cuestión de todos.


2 comentarios:

socioapatia dijo...

Fuera de afinidades ideológicas y de la verdad y necesidad de la denuncia ¿Ens erio te gustó?

A mí se me hizo laaaarga como un día sin jazz xD

Saludos

Armand Guerra. dijo...

Socioapatía: Hola. No me entretuvo, la verdad. Para eso hay otras pelis. Me parece que relata la experiencia de unas personas. Es cierto que puede resultar larga. Yo la vi en dvd en dos días, así que supongo que no sufrí lo mismo que tú XD.
Un abrazo y sé siempre bienvenido.