16 marzo, 2008

Más sobre los restos de Andrés Nin.


Resulta llamativo que la noticia de esta fosa con restos mortales de asesinados por el stalinismo durante la Guerra Civil encontrada en Alcalá de Henares, y en la que puede que se encuentren los restos de Andreu Nin (fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista-POUM), no haya tenido apenas eco en los medios de la izquierda institucional ( El País, Público, etc.). Es curioso cómo en este país a los que clavan el cuchillo por la espalda, a los que traicionan, engañan y chanchullean, se los pasea como padrecitos venerables. Mientras Andreu Nin, un revolucionario de los pies a la cabeza, con un sentido de la ética y la lealtad fuera de serie, el intelectual de izquierda español más notable del siglo XX , yace en una fosa común. Los miserables, mediocres y arribistas sin escrúpulos medran y alcanzan el reconocimiento por mor de la manipulación de la memoria y de los medios, por muy progresistas que estos sean. Reproduzco la entrevista que le hicieron al histórico militante revolucionario del POUM Wilebaldo Solano en ABC el domingo 9 de marzo de 2008. Un ejemplo de dignidad, y un orgullo para todos los revolucionarios serios y humanistas del mundo. Un abrazo para él y para todos los que sufrieron el terror stalinista (unos cuantos millones de seres humanos en unos cuantos países. Y todavía existen estos infiernos. Miren a China, Corea del Norte o Cuba). Por Andreu Nin, por Wilebaldo, por mi abuela y mi tío (militantes de la CNT), por los millones de personas que en este país quisieron cambiar la vida cuando era medianoche en el siglo XX grito ¡¡¡viva la revolución Española de 1936, viva el socialismo, que es el amor por la humanidad y viva la vida y la libertad!!! ¡¡¡Abajo la muerte!!!


****


«Si el cádaver de Nin está en la fosa de Alcalá, sería la última gran mentira de Orlov»


POR ÁNGEL MARÍN.


BARCELONA. Su memoria y su compromiso político con el socialismo revolucionario está intacto a sus 91 años de edad y después de haber sido perseguido y encarcelado en Barcelona durante la Guerra Civil y en París durante la ocupación nazi de Francia. Wilebaldo Solano, presidente de la Fundación Nin, nos recibió en su casa de la Ciudad Condal, donde pasa los meses más fríos del año, pese a que su residencia oficial está en la capital gala. El ex secretario general del POUM recuerda, como si fuera hoy, los últimos minutos que pasó con Andreu Nin antes de su detención y asesinato por los agentes estalinistas. Durante la pausada conversación, junto a su mujer y sus recuerdos más personales, Wilebaldo afirma que la «curiosidad» por Nin y el POUM es un fenómeno mundial porque «en mi casa de París he recibido a historiadores y periodistas de todos los países». También hay interés en España y, como ejemplo, nos cuenta que muchos socialistas, como Raimon Obiols, han ingresado en la Fundación.


-¿Qué opina sobre la posibilidad de que el cadáver de Nin esté en la fosa común descubierta en Alcalá de Henares?


-Nosotros estamos convencidos que está enterrado en la carreretera que va de Alcalá de Henares a Perales de Tajuña (tal y como afirma el general Alexandre Orlov, uno de sus asesinos), pero ahora se abre la posibilidad de cambiar la historia del caso Nin, escrita desde Moscú. Si se confirma que Nin está enterrado en la fosa de la Brigada Paracaidista, antigua prisión secreta de la GPU (policía de Stalin), sería la última gran mentira de Orlov.


-Lo mejor para despejar dudas sería hacer la prueba del ADN a los descendientes del líder del POUM ¿está de acuerdo?


-Sí, claro. Sería muy interesante que se pudiera aclarar el caso Nin, pero a lo mejor su cadáver no está allí. Pero, en todo caso, se ha de investigar a fondo todos los restos hallados en esa fosa para descartarlo completamente.


-¿Tiene algún sentido que el Gobierno intentara ocultar el hallazgo de la fosa en un lugar vinculado con el asesinato de Nin?


-La verdad, no sé que pensar, pero tampoco tiene sentido que haya tenido que ser un diario conservador quien destape todo este asunto, aunque hay que agradecer que lo hiciera. Para mi el descubrimiento de la fosa común de Alcalá de Henares llega un poco tarde, no hay mucho tiempo, aunque el prestigio de Nin y del POUM seguirá intacto.


-¿Cómo era Andreu Nin?


-Era un hombre muy amable y con una gran cultura que consagró su vida a la causa del socialismo revolucionario. Lo asesinaron, cuando tenía 45 años, por denunciar las purgas estalinistas en Moscú y por defender los intereses de la clase trabajadora en Cataluña. Hay gente de la derecha que defiende al líder del POUM para atacar a la izquierda, pero es una estrategia absurda y estúpida porque Nin era sobre todo un hombre de izquierdas que siempre combatió el capitalismo.


-¿Cuando lo vio por la última vez?


-En la reunión de comité ejecutivo del POUM que el 16 de junio de 1937 se celebró a las diez de la mañana en el Palacio de la Virreina, y no en la sede del partido como era habitual, porque ya nos temíamos una acción policial. Orlov y sus agentes, acompañados por polícias españoles enviados desde Madrid, detuvieron -por orden directa de Stalin, y con la connivencia del PCE y PSUC- a Nin y a otros compañeros en Las Ramblas cuando se dirigían a la sede del partido, frente al Poliorama.


-¿A usted no lo detuvieron?


-No, me marché poco antes de la una de la tarde, cuando acabó la última ejecutiva del partido presidida por Nin, porque tenía que acabar el número de «Juventud Comunista» (el semanario de la organización juvenil del POUM). Yo me enteré de la detención de Nin en la redacción del Paseo de Gracia.


-Nin no hizo nada para que no lo detuvieran pese a estar avisado...


-Era un poco orgulloso y pensaba que la GPU (la policía de Stalin) no se atrevería a detenerle en España, pasando por encima del Gobierno de la República y el de la Generalitat. Él creía que si lo hacían, lo liberarían enseguida por la presión de la clase trabajadora y de las instituciones españolas.


-¿Por qué lo mataron?


-Porque con su asesinato pretendían conseguir una patente de corso para continuar con la «limpieza» (matanza) de troskistas en todo el mundo, ya que Nin era un personaje de reconocido prestigio internacional. Stalin impuso sus métodos (purgas) al PCE y PSUC para acabar con el POUM.


-¿Qué le hicieron a Stalin?


-El POUM fue el único partido que, a través de su periódico «La Batalla», denunció las purgas estalinistas de la vieja guardia bolchevique de la URSS. Con sus crímenes, Stalin dividió a los revolucionarios y a la izquierda.


-¿Usted también fue perseguido y encarcelado?


-Me detuvieron en 1938 y estuve siete u ocho meses en prisión hasta la caída de Barcelona. Ante la inminente entrada en la ciudad de las tropas franquistas, el Gobierno republicano nos sacó de la cárcel en un camión y nos trasladaron hasta una prisión de Cadaqués donde la gente nos liberó. Un comando enviado por Marceau Pivert (líder del Partido Obrero y Campesino de Francia) nos ayudó a cruzar la frontera y nos trasladó a París.


-¿Cómo le trataron en la capital francesa?


-Al principio muy bien, pero tras la ocupación de Francia por los nazis, abrieron un proceso judicial contra el POUM y me condenaron a 20 años de trabajos forzados. Pase tres años y medio en prisión antes de ser liberado por un comando de los maquis.


-¿Qué hizo tras su liberación?


-Me incorporé a la resistencia francesa y, junto a otros compañeros del POUM y de la CNT, organizamos el Batallón Libertad para luchar contra los nazis hasta la liberación de Francia. Después tuve mucha suerte porque estuve 30 años trabajando en la agencia de noticias «France Press», lo que me permitió mantener mi compromiso político con el socialismo revolucionario desde mi condición de periodista.


-¿A sus 91 años continúa siendo revolucionario?


-Yo seré un socialista revolucionario, como Andreu Nin, toda mi vida y siempre lucharé contra el capitalismo y las injusticias en el mundo.


****


La muerte de Andreu Nin señala un viraje en la tragedia del siglo XX, que es el siglo de la revolución traicionada.

[Albert Camus]


3 comentarios:

Wilwarin dijo...

A los muertos solo se les debe la verdad. Espero que se aclare todo el asunto y se sepa a quien pertenecen los restos hallados.
Lo que está claro es que el asunto más allá de simpatías políticas o ideologías debería interesarnos a todos puesto que se trata de la Historia de todos nosotros.

José dijo...

Yo hago el siguiente comentario inspirado, como dice Wilwarin, en buscar más la verdad de la Historia que las simpatías ideológicas (y no van las mías por las derechas, precisamente).
Lo digo porque sin ser yo ducho en estos temas históricos, por casualidad leí una frase atribuída al tal Nin: "Había muchos problemas en España. El problema de la Iglesia. Nosotros lo hemos resuelto totalmente, yendo a la raíz: hemos suprimido los sacerdotes, las iglesias y el culto".
Sin embargo en el artículo se caracteriza a Nin como un revolucionario "con un sentido de la ética y la lealtad fuera de serie, el intelectual de izquierda español más notable del siglo XX".
¿Qué quiere que le diga? Algo me chirría.
Un saludo.

Armand Guerra. dijo...

Tienes razón a la hora de que algo te chirríe, pero tienes que ver que la Iglesia de aquel entonces era absolutamente beligerante en el enfrentamiento que se dió. La Iglesia de entonces no era la de ahora, mucho más plural e integrada en la sociedad. Nin era un revolucionario, y como tal, en muchos aspectos cayó incurrió en errores. Como incurrieron muchos católicos al denunciar a muchos izquierdistas por mor de las directrices de la jerarquía eclesiástica, que formaba parte de las élites sociales y políticas d este pais, y que mantenía a grandes masas de campesinos y obreros en unas condiciones de vida muy lamentables. Soy un apasionado de la Revolución española de 1936, pero eso no quita para que la critique, como por ejemplo en la violencia contra personas que tnían creencias diferentes. Creo que si queremos contruir un mundo mejor, tenemos que demostrar que las personas que lo queremos hacer tenemos valores altos que todos podemos compartir. En mi mundo ideal, todo el mundo tiene derecho a tener y a desarrollar sus creencias. El propio Nin intentó desde su cargo que la violencia contra religiosos y católicos cesara de raíz. otra cosa es que no quisiera ver ni en pintura a la Iglesia Terrateniente y filofascista que estuvo en el diseño del golpe de 18 de julio (élites eclesiásticas). A mi tío abuelo (miliciano anarquista) lo salvó de ser fusilado un sacerdote de un pueblo en el que entró la milicia. Mi tío no permitió que se cometieran injusticias contra este sacerdote ni contra ningún religioso.
Gracias por pasarte por mi blog. Un abrazo, José.