31 julio, 2009

Comunicado de Socialismo Libertario ante el atentado de ETA en Calviá (Mallorca).

ETA ha vuelto hoy, 30 de julio, a cometer un brutal atentado, una bomba lapa adosada a los bajos de un coche de la Guardia Civil que ha provocado la muerte de Carlos Enríquez y Diego Salvá. Como Socialismo Libertario queremos expresar nuevamente nuestra repulsa a un terrorismo que sesga la vida a partir de las decisiones de un grupo de personas, que se arrogan el derecho de quitar la vida a otros seres humanos. Como hemos dicho en numerosas ocasiones ETA es una organización terrorista que hace de la violencia y la muerte una prerrogativa propia, del mismo modo que los Estados democráticos, que sesgan a discreción la vida de miles de personas en Irak, Afganistán… 

Ayer, 29 de julio, ETA hizo estallar una furgoneta en Burgos, destrozó la casa cuartel de la Guardia Civil de la ciudad. Un atentado que pudo haber causado la muerte de numerosas personas, niños incluidos. Un atentado que no puede no retrotraernos a otros atentados que causaron numerosas muertes, incluyendo niños/as, como en Zaragoza o en Vic, en 1987 y 1991 respectivamente.

Mañana 31 de julio se cumplen 50 años de existencia de ETA. Un aniversario que debería hacernos reflexionar a todas las personas, más aún a aquellos que buscamos un camino revolucionario, socialista, de liberación de la humanidad. ETA dice de sí misma que es una organización socialista revolucionaria de liberación nacional, cuando en realidad es una organización que hace del terror y la muerte de las personas su fin político, para construir un Estado vasco, bajo su guía, que continúe reproduciendo otra forma de dominación burguesa sobre la sociedad. Pero, ¿Qué se puede esperar de gente para la que la vida humana, para la que cualquier vida humana, puede ser cínicamente eliminada? Como decía Dolores González Catarain, Yoyes, dirigente de ETA en los años 70 también asesinada por la misma ETA en 1986, “¿Cómo voy a apoyar a una HB convertida en payaso de un militarismo de corte fascista? ¿Cómo me voy a identificar con dirigentes que lo único que saben hacer es aplaudir los atentados de ETA y pedir más muertos?”

Por eso para nosotros/as como Socialismo Libertario la denuncia y el compromiso contra el terrorismo es desde nuestros inicios una parte esencial y constitutiva de nuestra identidad socialista revolucionaria y libertaria.

Madrid 30 de julio de 2009, 19:00 horas.


Socialismo libertario es una organización revolucionaria. Es una propuesta para todo/a aquel/lla que desee colocarse de una manera activa en su propia vida y en la del conjunto de la humanidad, para entender la práctica profunda de la dominación sistémica y construir una alternativa global que pueda combatirla de raíz, preparando día a día la revolución socialista, libertaria, internacionalista, interétnica y feminista, como primer paso hacia la autoemancipación de las mujeres y de los hombres.

Para contactar con Socialismo Libertario...

MADRID
Dir. C\ Gaviota 6. Local Bajo.
Tel. 91 461 67 04
Fax. 91 428 48 87
socialismolibertario_madrid@yahoo.es
(lunes, miercoles y viernes, de 19 a 21 horas).

BARCELONA
Tel. 665 449 224
sl_barcelona@yahoo.es

ZARAGOZA
Tel. 658 017 017
slzaragoza@hotmail.com


www.socialismolibertario.org

Letras de Utopia nº5 Argentina: Irán con las mujeres y los hombres que luchan por la libertad.


Presentamos la versión de nuestros compañeros de Argentina de Letras de Utopía, uno de los materiales de la corriente Utopía Socialista.

Descárgalo pinchando aquí en formato pdf.

26 julio, 2009

ENTREVISTA: Ludwig Baumann Desertor de la Wehrmacht. “No queríamos matar a nadie”.

Fuente: El País.

A.-M. HOLLAIN - Bremen - 26/07/2009.

Ludwig Baumann, de 87 años, preside la Asociación Federal de Víctimas de la Justicia Militar del Régimen Nazi desde su fundación en 1990. Desertó de la Wehrmacht y fue condenado a muerte como casi todos los demás miembros de la asociación. Sostiene una lucha incansable por la rehabilitación de las víctimas olvidadas del régimen nazi. Sentado en el salón de su casa en las afueras de Bremen relata a EL PAÍS el calvario vivido por los “traidores” y desertores, no sólo durante el Gobierno de Hitler, sino después de la II Guerra Mundial.

Pregunta. ¿Usted estuvo preso con otras víctimas militares de la justicia nazi?

Respuesta. Sí. En 1944 estuve en Torgau-Fort Zinna, una fortaleza y cárcel de la Wehrmacht en el norte de Sajonia. Allí murieron varios miles de soldados por las penosas condiciones del arresto. Fusilaron, ahorcaron o guillotinaron a más de 1.300.

P. ¿Por qué desertó usted?

R. Uno siempre tiende a glorificar las cosas, pero me acuerdo de dos motivos. Hitler siempre reivindicaba “espacio vital para el pueblo alemán”. Y yo me preguntaba, ¿qué significa esto para la gente que vive allí? ¿Expulsarán a todos o harán cosas peores?

P. ¿Y el otro motivo?

R. En el noticiario veíamos esas batallas gigantes para sitiar a los rusos, con cientos de miles de presos soviéticos. Los soldados vestían ropa ligera y de repente llegó el invierno ruso. Murieron muchos soldados, también alemanes. Por eso empezaron a recoger ropa de abrigo en Alemania, pero sólo para sus tropas. Y entonces mi amigo Kurt y yo dijimos “no, no queremos participar en esta guerra, ni matar a nadie. Queremos tan sólo vivir”.



Ludwing Baumann, en su casa en Bremen.


P. ¿Cuándo plantearon la fuga?

R. Kurt y yo estábamos enrolados en la Armada. En 1942 nos mandaron a una compañía recién creada en el puerto de Burdeos. Realmente, era un grupo muy poco militar, lo que desesperaba al jefe de la compañía. Pero eran buenos compañeros. Esto nos permitió hablar entre nosotros del deseo de largarnos, de desertar.

Kurt y yo contábamos con la ayuda de unos franceses de la resistencia que nos facilitaron direcciones de amigos suyos en la Francia no ocupada y contactos en Marruecos. Desde allí queríamos huir a EE UU, era mi sueño. Ni entonces ni después he podido hacer ese viaje.

P. ¿Algo falló?

R. Nos bajamos del barco de noche, era un buque cuartel. Todo estaba ya oscuro y los franceses nos estaban esperando a la vuelta de la esquina con un pequeño camión. Guardaban ropa civil y dos boinas negras para nosotros. Nos acercaron a la línea de demarcación, que se encontraba a 40 kilómetros, y se fueron. Al amanecer, Kurt y yo queríamos cruzar al otro lado. Desgraciadamente tropezamos con dos soldados de la aduana. Nos detuvieron.

De vuelta a Burdeos nos condenaron a muerte, tardaron 40 minutos.

P. ¿A qué se debió que no le ejecutaran a usted?

R. Nos salvó la intervención de mi padre, a mí y a mi amigo Kurt Oldenburg. Mi padre conocía muy bien a un amigo del almirante que tenía que firmar nuestra condena. Ese hombre consiguió que el almirante cambiara la pena de muerte por pena de prisión.

Pasé 10 meses en la celda, ocho de ellos sin saber que me habían perdonado la vida.

P. A pesar de esa experiencia, ¿decidieron huir otra vez?

R. Sí. La cárcel de Burdeos había sido un monasterio con celdas para monjes con voto de silencio, así que cada una tenía un hueco en la parte de arriba de la puerta, para sacar los orinales. Conseguí salir por ese hueco, estaba muy delgado.

Había también unos 90 presos españoles, hombres y chicos, algunos de 10 años. Varios hablaban alemán, así que acordamos con ellos asaltar a los guardias.

Alguien nos traicionó un día antes de la fecha que pensábamos hacerlo. Nos ataron y trasladaron a Kurt y a mí a otro ala, sin posibilidad de huida. Ejecutaron a todos los españoles, también a los niños.

P. ¿Les volvieron a condenar?

R. No, nos llevaron a Esterwegen, un campo de concentración en el norte de Alemania. Luego a Torgau, donde conocí a Johann Lukaschitz, otro soldado acusado de traición que fue guillotinado.

De allí a un batallón de castigo en el frente del Este. La única salida era ser herido grave.

P. ¿Ésa fue también la suya?

R. Sí. Cuando un compañero del batallón de castigo perdía un brazo o una pierna le felicitábamos, pues así a lo mejor volvía a casa y sobrevivía.

P. ¿Cómo les trataron después de la guerra?

R. Hasta la década de los noventa éramos difamados como traidores, cabrones, cobardes y criminales. Muchos compañeros han muerto con el estigma de la humillación pública a lo largo de estos años.

Creo que para el sector militarista en Alemania es insufrible reconocer que aquélla fue una guerra de exterminio. En esa concepción, no se pueden anular las condenas ya que significaría que todos los magistrados implicados en el sistema judicial del Ejército eran criminales con las manos manchadas de sangre.

24 julio, 2009

PERIODICO "SOCIALISMO LIBERTARIO" Nº 36 : IRÁN, ESPERANZAS DE LIBERTAD


IRÁN, ESPERANZAS DE LIBERTAD

Cientos de miles de mujeres y hombres, especialmente jóvenes, están en lucha por la libertad en las calles de las ciudades de Irán. Un protagonismo valiente y multitudinario de la población iraní que retoma la iniciativa directa, en particular desde las primeras semanas después del fraude electoral del 12 de junio. Cuando escribimos estas líneas, el sábado 18 de julio, nuevas manifestaciones han atravesado las calles de Teherán y otras ciudades. Iniciativa directa que, variando en intensidad y formas, está presente día a día en muchos lugares (más allá de su aparición mediática que se concentra en Teherán). Posiblemente las aspiraciones y empujes por la libertad de información, de manifestación, de reunión de cientos de miles de personas motivan las distintas iniciativas. En ellas, sus protagonistas directos, seguramente han experimentado un reconocimiento y empuje mayor de su fuerza creativa, en las multitudinarias manifestaciones, que desigual pero permanentemente han recorrido estas semanas. 

Las esperanzas de libertad animan a miles de mujeres a enfrentarse a un régimen particularmente reaccionario; a los estudiantes de universidad que no han cesado de enfrentarse al régimen iraní desde hace años en estos días y a la marea de hombres y mujeres que desafían a las asesinas bandas paramilitares del régimen en las calles, buscando no sofocar sus esperanzas en los estrechos márgenes militares y represivos del régimen. Ellos y ellas están sacudiendo lentamente un régimen que, previamente parecía inmutable. Un régimen que es un referente para millones de personas de distintas creencias e ideales, una “alternativa al imperialismo americano” y de las democracias occidentales que lo son para otros. Un régimen opresivo y reaccionario que reprime y asesina a su propia población mientras no se opone a los bombardeos y matanzas en Afganistán por parte de las tropas democráticas. 

Para nosotros es un principio: ni con unos, ni con otros. Al lado de quienes ya están luchando por la libertad contra la represión. Aeste propósito, dedicamos especialmente este periódico, para conocer y reflexionar en estas semanas estivales sobre la actualidad del protagonismo de cientos de miles de mujeres y hombres en Irán y las huellas de su pasado revolucionario de 1979. 

Queremos que estas páginas nos ayuden a orientarnos y a posicionarnos con quienes protagonizan un empuje que con seguridad recorrerá el futuro, movilizaciones que además no dejan el presente como antes. Además, serán semanas que para muchos y muchas tendrán como destino las playas del sur, primer lugar de llegada para miles de personas que también buscan una vida mejor y que requieren de una solidaridad activa e inmediata como explica y suscita la contraportada.

Socialimo Libertario
23 de Julio de 2009

*************************************************

Puedes obtener el periódico de Socialismo Libertario en nuestra sede o poniéndote en contacto con nosotros.

Si deseas obtener información adicional acerca de como obtener el periódico de Socialismo Libertario o suscribirte al mismo, envíanos un mensaje con tu petición, indicándonos tu nombre y una dirección de email valida o forma de contacto alternativa, además de la consulta que quieras realizarnos.

El periódico de Socialismo Libertario está disponible en formato papel y electrónico (PDF).

**********************************************





Socialismo libertario es una organización revolucionaria. Es una propuesta para todo/a aquel/lla que desee colocarse de una manera activa en su propia vida y en la del conjunto de la humanidad, para entender la práctica profunda de la dominación sistémica y construir una alternativa global que pueda combatirla de raíz, preparando día a día la revolución socialista, libertaria, internacionalista, interétnica y feminista, como primer paso hacia la autoemancipación de las mujeres y de los hombres.

Para contactar con Socialismo Libertario...

MADRID
Dir. C\ Gaviota 6. Local Bajo.
Tel. 91 461 67 04
Fax. 91 428 48 87
socialismolibertario_madrid@yahoo.es
(lunes, miercoles y viernes, de 19 a 21 horas).

BARCELONA
Tel. 665 449 224
sl_barcelona@yahoo.es

ZARAGOZA
slzaragoza@hotmail.com


www.socialismolibertario.org

23 julio, 2009

"Alborada do Brasil". Nuevo disco de Carlos Núñez.


"Seguir la endeble pista de un bisabuelo músico que jamás regresó ha llevado a Carlos Núñez a un descomunal trabajo de investigación sobre la Galicia que vive en Brasil. Y no se tarda mucho en descubrir que este “disco brasileño” del gaiteiro vigués no es un capricho turístico ni obedece a ninguna moda coyuntural. Consecuencia natural de un largo proceso de tres intermitentes años de convivencia local, el proyecto se fue generando poco a poco; tirando del sustancioso ovillo que le iban colocando los músicos y personajes que fue conociendo por el camino, muchos de los cuales ha conseguido tener en el disco.
 
  Y cuando ha llegado alguien de fuera –caso de The Chieftains– ha sido para enfatizar –con ese punto narrativo tan propio de ellos– una “realidad Atlántica local”, reflejada en esa maravillosa historia de navegantes ingleses que buscaban una isla llamada Y-Brazil, hasta que poco a poco ésta fue desapareciendo de los mapas.
 
  Está claro: cada pieza contiene una historia diferente. Como siempre, en ese mágico limbo en el que se funde la realidad y la leyenda (cada pieza contiene una canción diferente, y no hay ni una sola que se parezca a otra). Desde Salvador de Bahía y la panadería donde Carlinhos Brown tuvo su primer empleo gracias a un gallego (“Padaria elétrica da barra”) hasta el interior “mineiro” de Minas Gerais, representado por esa bellísima canción de Milton Nascimento (“Ponta de Areia”).
 
  El disco es una pequeña gran obra de arte. Tiene una fuerza especial que va mucho más allá de la rúbrica personal de sus propios protagonistas (da igual que se trate de Carlinhos Brown, Adriana Calcanhotto, Jacques Morelenbaum o incluso del propio Lenine, que canta estupendamente en “Nau bretoa”, y que ya reveló por estas páginas que Carlos Núñez había sido uno de sus mejores “parceiros”).

  Alborada do Brasil suena a un Brasil diferente al que conocemos. Se le reconoce, está claro, por su facilidad para identificarse entre tanta mezcla de elementos, muchos de samba y batucada, y algunos hasta de hip hop (produce Alê Siqueira, el “cuarto Tribalista”). Y esto es Brasil. También un Brasil bretón, irlandés y galaico-portugués que suena a cantigas y alboradas. Una maravilla."

GERNOT DUDDA.

  

Fuente: Faro de Vigo.
La gaita de Caramuru
Álvaro Otero  

"Pocos saben en Galicia que, en el imaginario cultural brasileiro, el gran mito fundador de la patria, el padre primigenio, era gallego. Carumuru, cuenta la leyenda, sobrevivió a un naufragio frente a las costas de Brasil en el siglo XVI, fue acogido por los indígenas y acabó enamorado de la india Paraguazú, con la que tuvo varios hijos. El binomio Caramuru-Paraguazú conforma el reservorio mestizo primigenio, el empuje inicial de mezcla constante de sangre y culturas que conforma la grandeza y la fuerza de Brasil. La historia de Carumuru la conocen todos los brasileños, porque, entre otras cosas, se enseña en las escuelas desde la tierna infancia. Y, aunque Viana do Castelo compite con Coruña como origen concreto del patriarca, a quien los historiadores le dan incluso el nombre de Diogo Álvares, en Brasil la gente prefiere decirte, acaso por amabilidad, acaso por convicción, que era gallego. Quizá, pues, la pasión de algunos como quien esto escribe por Brasil, por la cultura brasileña en general y por su música en particular, de una riqueza melódica, rítmica y armónica sin par en ningún lugar del mundo, tenga que ver con esa conexión remota que nos une, sin saberlo, de una manera profunda, telúrica, con la patria de Pixinguinha. Y es por ello que quiero expresar la profunda emoción que me produce estos días el disfrute de una obra de arte hecha por un gallego para ahondar y reivindicar en esa alianza mítica (y por tanto real) entre dos pueblos tan distantes en el mapa como cercanos en el alma. Alborada de Brasil, el nuevo disco de Carlos Núñez, emociona por muchas causas. En primer lugar, por su belleza, por ser una redonda obra de arte que convierte ya, a pesar de su juventud, a su autor en el músico más importante de la historia de Galicia. También, por la filosofía que ha alentado el trabajo de este artista desde siempre, y que, en Alborada de Brasil, explota en toda su madurez como un gran fuego de artificio que contribuye a iluminar la otrora noite de pedra, y que es la filosofía de la confluencia, del viaje constante, del gallego-Ulises-Caramuru abierto al mundo sin lastres ni complejos. Quienes, desde la tierna adolescencia, pasábamos noches en vela con los discos de Caetano, de Gilberto Gil, de Milton, tocando chorinhos y xotes y sambas y rompiéndonos los dedos con los acordes imposibles de Dorival Caymmi o el gran Chico Buarque sin saber qué demonios alentaba esa obsesión, tenemos, por fuerza, que estar agradecidos a Carlos Núñez por esta obra. Su gaita, cerrando el disco con la melodía del gran himno sertanejo de Asa branca, no sólo llega a lo más profundo del alma, sino que lo explica, por fin, todo. Una Alborada do Brasil, la de Carlos, inmensamente bella y clarificadora."


El mejor músico español de la actualidad. De los pocos en España que pueden ir a cualquier país del mundo y dejar al personal con la boca abierta. Su mejor disco desde "A irmandade das estrelas". Aclarar que los discos de Carlos Núñez nunca bajan del notable alto. Este es un sobresaliente. Casi matrícula de honor. Pero en las radios españolas seguiremos escuchando la misma bazofia infecta cuarentera-principalera.

http://www.carlos-nunez.com/

21 julio, 2009

Sobre Rafael Alberti.

Eugenio Granell, histórico militante del POUM, escribió un breve pero demoledor artículo sobre el poeta Rafael Alberti, uno de esos personajes que, a partir de un cierto momento (la Transición democrática), pasó a ser intocable, elevado a las alturas artísticas, dotándolo de un aura que lo hacía en los cielos de la (presunta) gloria de los padres de la patria. Granell va directo al grano, sin piedad, porque esta solo la merecen los que son capaces de sentirla. Y para Granell, Alberti era incapaz de ello. Frente al ruido de la propaganda y la manipulación, la verdad de un hombre que levanta la voz para desenmascarar a los verdugos y a sus cómplices. 

Fuente: Fundación Andreu Nin.

Los silencios de Alberti

Eugenio Granell


Texto publicado en España libre, mayo-junio 1977. Incorporado a la recopilación de textos de Granel Ensayos, encuentros e invenciones (1998, Huerga&Fierro) 
  

El infortunio se cierne sobre España. La peste comunista sucede a la franquista. Y como ser comunista está de moda, el hado, siempre al día, no le escatimó un Neruda a nuestro país. 

Rafael Alberti regresó a Madrid. Hace cuarenta años se escapó de Monóvar con los jefes comunistas que aún tenían desvergüenza de incitar al pueblo que habían hundido a una resistencia inútil contra el franquismo. Alberti se fue, fervoroso comunista republicano, con el puño cerrado. Ahora volvió, fervoroso comunista monárquico -él es obediente- dándole la mano al Rey.

 En Madrid, Alberti causó un modesto revuelo intelectual. Como a mariposas, sus focos deslumbraron a unos cuantos fieles, académicos y laicos. El falangista Hedilla, sumado al rosario, recibió una ovación. 

Cabía esperar que el amigo de Lorca se precipitase a honrar en Granada la memoria del poeta que asesinó la Falange. No ocurrió nada de eso. Alberti se fue a Barcelona a homenajear a Neruda (q.e.p.d.), su compadre de bombos y dádivas soviéticos. Stalin los da, ellos se juntan. 

Miles de españoles no comunistas cuyas visas rechazó firmar Neruda en el consulado chileno de París, en 1940, no asistieron al alimón Alberti-Neruda (fúnebre recordatorio del de Lorca y Pablo, éste vivo aún y aún no vivales). Abandonados en Francia por Neruda, sucumbieron a la bestialidad nazi aliada con el estalinismo.


Alberti no repudió públicamente el pacto Hitler-Stalin. Tampoco se sabe -lo que es raro, siendo él tan mundial, al menos entre la secta comunista- que haya denunciado las persecuciones y asesinatos de republicanos, socialistas, anarquistas y poumistas perpetrados por su partido durante la guerra civil. Ni que haya alzado la voz contra el secuestro y tortura (despellejándolo vivo), de Andrés Nin, luego asesinado por los chekistas españoles y rusos en Alcalá de Henares. Alberti no deploró el exterminio de todos los camaradas de Lenin, ni lo alteró el asesinato de Trotski por un miembro español de su partido. Ni el fusilamiento, en Madrid, del profesor José Robles, poeta y dibujante, ordenado por los generales rusos. Ni los asesinatos de los anarquistas y socialistas europeos Camilo Berneri, Mark Reim, Kurt Landau y muchísimos más. Ni las acciones brutales del carnicero de Albacete, André Marty, contra las Brigadas Internacionales. Ni los maltratos infligidos a los niños españoles refugiados en Rusia, muchos de ellos fusilados. No publicó Alberti su protesta por el aplastamiento de la insurrección húngara. Ni por la invasión de Checoslovaquia (decírselo en casa a algún amigo no vale). Ni por el internamiento de intelectuales, poetas y científicos en las siniestras clínicas mentales de la cheka soviética. Ni por la infame persecución que llevó a la tumba a Pasternak. Ni por la reclusión y los maltratos sufridos –entre tantos otros- por la poetisa Natalisa Gorbanevskaya. Ni por el encarcelamiento y las torturas que han convertido al poeta cubano Heberto Padilla en una piltrafa, etc., etc., etc. 

Alberti permanece olímpicamente impávido ante la rueda de horrores que acumula el régimen más ignominioso de la historia humana, al cual se unció. Ni siquiera es verdad que le haya exigido al rey, en una carta, la libertad de los presos 
españoles. 

No se sabe, entonces, a qué vienen las adhesiones a este hombre si no están urdidas por la Poderosa máquina de su organización. Uno se aferra a creer que aún existe un alto nivel de dignidad humana. Y asímismo, el coraje indispensable para disociarse de los contubernios perpetuadores de la bruma que ampara la burla y el exterminio de la libertad. 

El poeta alemán Bertold Brecht, estalinista como Alberti, no contuvo su ira cuando supo que Stalin había asesinado a su maestro Tretiakov: 


Mi maestro. 
Grande, amistoso. 
Ha sido fusilado, lo condenó un tribunal del Pueblo. 
Como un espía, su nombre es maldecido. 
Sus libros, destruidos. Hablar de él 
es sospechoso, y se silencia. 
¿Y si es inocente?
 

¡Claro que era inocente, como todas las víctimas del estalinismo. El libro más tramposo sobre la guerra civil lo escribió un amigo íntimo de Alberti: el agente soviético, que en España pasó por periodista, Mijail Koltsov. Es una catarata fangosa contra todo el que no fuese comunista. Koltsov falsifica la figura de un héroe. Inventa un nuevo Cid, liberador de todas las Españas: Rafael Alberti. Stalin llamó a Koltsov a Moscú. La cheka lo liquidó de un tiro en la nuca. Nunca denunció Alberti el asesinato de su admirador. A esto por lo menos se le llama desagradecimiento. 

A Manuel Machado se le reprochó mil veces haberse negado a interceder en favor de Miguel Hernández, prisionero del franquismo. Manuel Machado, vivo, se calló. A Hernández pronto lo calló la muerte. No se sabe por qué haya que amnistiar a Alberti de todos sus silencios. De su deshonor -de ese “deshonor de los poetas” contra el que clamó Benjamín Péret. 

Neruda muerto y Alberti vivo, son, por su renombre, peligrosas trompetas del escarnio y la mentira, y cómplices del silencio que ampara el robo de la libertad y de la vida. Ambos saben mejor que nosotros la dimensión de su impostura. Sin libertad no hay poesía. Suprimir la libertad es matar el vivir. Quien la corrompe es un corruptor, no un poeta. Quien obedece sin rebelarse es un esclavo, no un poeta. “La política, que deshonró a Neruda y a Aragón, le ha dado la razón a Breton demasiado tarde”, acaba de declarar Octavio Paz, la voz más alta de la poesía española. Esa misma política también deshonró a Alberti. 

No es demasiado tarde. La palabra libre y liberadora de Breton resuena más potente que nunca. Quien regresó a España no fue el autor de Marinero en Tierra. Fue su sombra, su Ka. Primero mandó su autorretrato: El adefesio. Tan pronto llegó él, pudo verse cómo ambos, sarcófago y momia, se ajustan cabalmente. 

Un día, Juan Ramón Jiménez le había escrito: “Ha trepado usted, para siempre, al trinquete del laúd...”. Juan Ramón, que era un humorista, no se habría divertido al comprobar que el trepador eterno acabaría aplastando el instrumento con su 
callar de plomo y su verso encadenado.

17 julio, 2009

Asesinatos de mujeres en Chechenia

Fuente El País.

Asesinada una investigadora de los abusos del régimen checheno
Hallado en Ingushetia el cadáver de Natalia Estemírova 


PILAR BONET - Moscú - 16/07/2009

Natalia Estemírova, jefa de la filial en Chechenia de la organización Memorial, fue brutalmente asesinada ayer tras haber sido secuestrada por la mañana al salir de su casa de Grozni, la capital chechena. Con su muerte desaparece de esa conflictiva región del Cáucaso la más importante fuente de información independiente sobre los abusos, tropelías y crímenes que comete con total impunidad el régimen de Ramzán Kadírov en esa república rusa.

"Los únicos que tenían interés en matarla son Kadírov y los bandidos que le rodean", dijo Svetlana Gánnushkina, miembro de Memorial y presidenta de la ONG Ayuda Cívica, que la víspera estuvo trabajando junto con Estemírova en Grozni. "Estamos ante un régimen de delincuentes que son encubiertos por Moscú. Debemos proteger a nuestra gente", manifestó Gánnushkina. "Natalia tenía miedo, pero se arriesgaba y estaba investigando secuestros, incendios punitivos provocados y ejecuciones sin juicio", añadió.



Este mes, Estemírova había acusado a las fuerzas de seguridad de Chechenia de varios asesinatos. En un caso, los agentes irrumpieron de madrugada en el domicilio de Madina Iunúsova, una joven de 20 años casada con un checheno "exterminado" en una operación policial, y encerraron a sus padres y a sus dos hermanas pequeñas en el cuarto de calderas, tras lo cual rociaron con gasolina la casa y le prendieron fuego. Unos vecinos salvaron a las víctimas de las llamas. Al día siguiente, los uniformados entregaron el cadáver de Madina a sus parientes y ordenaron enterrarlo discretamente. Antes, la joven fue descubierta -herida de gravedad y aislada por agentes policiales- en una clínica de Grozni.

En otro caso, ocurrido el 7 de julio, el checheno Rizván Albékov y su hijo Aziz fueron secuestrados por la policía y unas horas después Rizván fue conducido al pueblo de Aujkinchu-Borzoi y ametrallado en un "castigo ejemplar". Los secuestradores amenazaron con hacer lo mismo con todos los que ayudaran a los guerrilleros.

El cadáver de Estemírova fue encontrado ayer por la tarde cerca del pueblo de Gazi-Yurt, en la república de Ingushetia, con heridas de bala en la cabeza y en el pecho. Antes de que sus raptores se la llevaran en un coche, Estemírova consiguió gritar pidiendo auxilio. La víspera de su muerte, Natalia acompañó a Gánnushkina, cuando ésta intentaba en vano visitar en Grozni a Masjud Abduláev, uno de los seis estudiantes chechenos recientemente deportados a Rusia desde Egipto. Masjud es hijo del comandante guerrillero Supián Abduláev y los defensores de derechos humanos creen que Kadírov lo utiliza para presionar a su padre.

Natalia Estemírova, una maestra de 50 años, era una inestimable fuente de información de las violaciones de derechos humanos en Chechenia, tanto durante la guerra como después. Fue la primera galardonada con el Premio Anna Politkóvskaya en 2007 y se había enfrentado reiteradamente a Kadírov, que la expulsó de un consejo asesor por negarse a cubrirse la cabeza, una norma anticonstitucional que el líder checheno ha convertido en obligatoria.

En diciembre pasado, Estemírova contaba a esta corresponsal cómo Kadírov había intentado amedrentarla en una cita privada en abril de 2008. "Fue un encuentro alucinante y Kadírov me pareció un verdadero idiota, pero no consiguió asustarme", dijo la activista. Estemírova había denunciado los asesinatos de mujeres y estaba especialmente preocupada por la indefensión de las jóvenes ante Kadírov y sus hombres semianalfabetos, curtidos en la lucha contra todos los que se oponen a sus caprichos. "Aquí hay horribles burdeles donde tienen a chicas para los soldados y eso sucede porque las mujeres están en una situación muy dependiente en este régimen que aplasta la dignidad humana", decía. "Nadie puede expresar aquí una opinión diferente a la de Kadírov. Han conseguido establecer la dictadura", afirmaba Estemírova, que deja una hija de 15 años, que, por razones de seguridad, envió en 2008 a estudiar fuera de la república caucásica.

Estemírova afirmaba que en Chechenia la situación ha empeorado y hay más desapariciones desde que fue abolido el régimen contraterrorista.

Fuente El País.

La voz que desafió al régimen checheno

PILAR BONET - Moscú - 16/07/2009

Natalia Estemírova recibió una andanada de groseros insultos y de parte del funcionario del régimen de Ramzán Kadírov que guiaba a un grupo de corresponsales extranjeros de visita en Grozni en diciembre pasado. Su único pecado era haberme ido a buscar frente a un teatro donde los organizadores chechenos de la visita nos habían preparado una sesión de coros y danzas.

Cuando el responsable checheno se enteró de la cita particular, dio rienda suelta a su ira contra la representante de la organización de defensa de derechos humanos Memorial. "Esa mujer que sólo cuenta mentiras y cosas negativas sobre nosotros. Es una basura. De ahí han salido todas esas historias sobre esas putas", exclamó refiriéndose a las siete mujeres que fueron asesinadas a tiros a finales de noviembre en Grozni.

La mañana era fría y soleada. Enfundada en su abrigo, Natalia aguantó paciente y terca la retahíla. No perdió ni por un momento la compostura. Sus ademanes eran suaves; su aspecto, frágil; sus ojos penetrantes y en alerta.

De camino a la sede de Memorial, Estemírova explicó cuánto sufrimiento ocultaban las fachadas restauradas y lujosas de Grozni. Le preocupaban los secuestros, las intimidaciones a las familias de los adolescentes que se habían echado al monte por falta de perspectivas, las operaciones policiales "que no buscan la captura sino el exterminio del perseguido". "Kadirov ha conseguido establecer una dictadura. Esto es como en el año 1937 en la URSS. Este régimen aplasta la dignidad humana y esto no acabará bien. La parte más activa de la población no quiere vivir así y emigra al extranjero. Europa está llena de chechenos. Nadie se atreve a contradecir a Kadírov".

En la cocina de Memorial, junto a una taza de te, Natalia hablaba de las mujeres asesinadas y consideraba que los crímenes eran "muy extraños", con un "carácter demostrativo" y no "tradicional". "Según las costumbres, si una chica deshonraba a su familia y ésta decidía matarla, eso ocurría de forma muy cerrada para que los extraños no se enteraran de la deshonra. Y aquí las echaron en la cuneta de forma demostrativa". Natalia efectivamente había suministrado información sobre aquellas muertes que apuntaban hacia los órganos policiales. Fue publicada sin su firma en Nóvaya Gazeta, el periódico donde trabajó Anna Politkovskaya. Estemírova sabía lo que arriesgaba y lo asumía como quien asume un destino inevitable que le supera. Aceptaba lo imprevisto, estaba dispuesta en cualquier momento a acudir allí donde la necesitaban y de interceder por los que pedían auxilio y lo hacía de forma sencilla, cotidiana, armónica. Nada que ver con el sentido de misión grandiosa y la conciencia de la propia importancia que otros exhiben.

Hablamos de la poligamia, una costumbre en auge, tanto que, según dijo, algunas mujeres de funcionarios se habían dirigido al primer ministro Vladímir Putin para que prohibiera el segundo matrimonio. "Kadírov por lo menos tiene dos mujeres. Una de ellas vive aquí cerca. Quedó clasificada en segundo lugar en un concurso de belleza", afirmaba. Natalia, hija de padre checheno y madre rusa, se mostraba tolerante con la poligamia, "una forma de legalizar el estatus de la amante y de dar seguridad a los hijos". "Después de la guerra", decía, "es algo comprensible, porque hay menos hombres que mujeres, pero lo que está mal es que las obliguen", afirmaba.

Su aspecto frágil era engañoso. Cuando Kadírov intentó que se cubriera la cabeza, Estemírova se plantó."Dije que el pañuelo me lo pondría cuando me diera la gana y que nadie me obligaría a llevarlo. Lo dije en televisión y lo dije en una conversación confidencial con Kadírov y otros funcionarios, en la que no nos pusimos de acuerdo en nada. Después me expulsaron del consejo asesor del presidente", contaba.

Varias llamadas de móvil interrumpieron la conversación. El funcionario de Prensa se ponía nervioso. A la salida de Memorial, dos agentes del Servicio Federal de Seguridad local nos pararon y nos amenazaron con un expediente por habernos apartado del grupo, lo que según ellos era una violación del régimen contraterrorista por entonces vigente. Natalia salió a hablar con los agentes, y éstos acabaron por llevarnos en coche a la mezquita, donde Kadírov a la intemperie a varios grados bajo cero contestó a preguntas de los corresponsales.

16 julio, 2009

13 julio, 2009

Declaración del "Grupo de Estudio e iniciativas Por La Utopía Socialista" de Argentina ante la pandemia de Gripe A.

Recibo por correo electrónico la declaración que los compañeros del Grupo de Estudio e iniciativas Por la Utopía Socialista de Argentina han realizado ante la brutal expansión del virus de la Gripe A en su país. Una expansión que ha sido ocultada conscientemente por los poderes políticos, inmersos en la enésima farsa electoral.





Frente a la pandemia de gripe A/H1N1 (Gripe A).

Exigir la verdad

Aprender a preservarnos en común


 

A esta altura de los acontecimientos, teniendo en cuenta las estadísticas pero sobre todo aquello que está en la razón y en el corazón de millones de seres humanos en todo el mundo, no quedan dudas de que nos encontramos en presencia de una grave enfermedad. Argentina lidera la cifra de personas fallecidas por el virus en el hemisferio sur, se habla también de unos ciento diez mil infectados en el país y se especula con que el pico de la enfermedad se dará durante los próximos 30 días.

Más allá de la magnitud de las consecuencias, es preciso no naturalizar ni olvidar las responsabilidades humanas en el origen de la enfermedad. La centralidad que para los personeros del sistema democrático han adquirido los llamados agronegocios y la cría intensiva de animales violentan día a día, vía proliferación de pesticidas, ingeniería genética y suministro de hormonas y antibióticos, el natural desarrollo vital de los recursos naturales y de las especies animales, generando el caldo de cultivo para la transmisión de enfermedades entre animales y seres humanos (como la gripe aviar o la actual gripe porcina). Pero con esto, el problema recién ha empezado. Los poderes opresivos continúan con su recorrido destructivo ocultando información y haciendo uso discrecional de la misma en función del control totalitario de la sociedad. Sabidas son las razones que motivaron, en nuestro país, la renuncia de la ministra de salud Ocaña, quien pretendió en vano declarar la emergencia nacional hace varias semanas. El poder político, con la presidenta Cristina Fernández a la cabeza, reprimió el intento. La oposición, desde Macri, Carrió-UCR o Pino Solanas, pasando por la izquierda “revolucionaria”, dijeron poco y nada al respecto. Tenían otras prioridades: juntar y luego contar votos y posibles cargos en las elecciones legislativas del 28 de junio. No entraba en esta lógica modificar “su” calendario, como el propio cineasta ha reconocido. Los ejemplos se reproducen en los más diversos ámbitos. Por ejemplo, el rector de la UBA, Rubén Hallú, tampoco quiso alterar el calendario político-académico, ni aún cuando morían una docente embarazada y un estudiante de la facultad de Odontología y se confirmaban decenas de casos positivos en facultades y colegios dependientes de la Universidad. En la esfera económica, la burguesía, a través de sus grandes y no tan grandes exponentes, pretende continuar con su calendario lucrativo, amparada en la “prioridad productiva”, esa misma que ha fundado y guiado un “progreso” que hoy reafirma su carácter amenazante y nocivo para la vida de nuestra gente. Por su parte, el monstruoso aparato multimediático nos impone, en connivencia con el resto de los poderes opresivos, su propia realidad virtual, alentando alternativamente el menoscabo y/o el pánico por la gripe A/H1N1, de acuerdo al estado de sus negocios con cada sector dominante. Una realidad virtual que nos transforma en cómplices pasivos: mientras no logramos corrernos de la idea de que son cuestiones demasiado grandes para nosotras las personas y que por ello debemos delegarlas en el Estado, dilapidamos nuestra energía en recorrer farmacias detrás de alcohol y barbijos tranquilizando nuestra conciencia, dado que estaríamos “haciendo algo”. Y beneficiando nuevamente a políticos, empresarios y mass mediáticos, ni más ni menos que los responsables de producir enfermedades y tragedias, de difundir mentiras y de inducir la pasividad, los prejuicios racistas y el egoísmo.

  Contra esa lógica de “cuidado” impuesta por la razón de Estado, creemos que es posible y necesaria una reacción de la sociedad, que empiece por exigir a sus instituciones la circulación de toda la información real de la que se disponga –debidamente documentada- en cuanto a víctimas fatales y evolución de los casos sospechosos. Esta información, así como los descubrimientos científicos que se vayan produciendo respecto de técnicas de detección y de aplacamiento del virus, sólo podrá ser transformada en verdadera y confiable una vez que, en la sociedad y en los ámbitos comunitarios, pueda ser compartida, controlada y convertida en propuesta de preservación de la vida por nuestra misma gente.

  Por tratarse de una pandemia que afecta potencialmente a toda la humanidad, es imprescindible hurgar en nuestros principales recursos humanos para afrontarla: en nuestros sentimientos y razones de solidaridad, de hermandad y de altruismo con los afectados y también con los más indefensos, niños, niñas y adultos de las clases subalternas, enfrentando la lógica de pánico que empuja al encierro, a la discriminación y al individualismo. En la prioridad de la escucha y la comunicación recíproca, como fuente de bienestar y de aprendizaje común, mucho más efectiva que cualquier conjunto de “medidas” difundida por aquellos a los que poco les importa el cuidado de nuestra integridad humana y de nuestras vidas.

  ¿Será posible superar la pandemia y, a la vez, asumir la lucha contra ella como ocasión para mejorarnos como personas y como sociedad? Dependerá, según creemos, de nuestra predisposición a poner en obra estas y otras cualidades que nos pertenecen como especie, aunque a menudo no sepamos o nos cueste tanto identificarlas y tomar conciencia del bien que pueden representar para cada uno de nosotros/as y para toda la humanidad.

  08/07/09

   Grupo Utopía Socialista

 
Fraga 771- Chacarita

grupous_arg@yahoo.com.ar

 

02 julio, 2009

"¿Qué se propone la Liga Espartaco?"


El 9 de noviembre los obreros y los soldados derrocaban el antiguo régimen en Alemania. En los campos franceses de batalla se desvanecía la sangrienta ilusión de dominación mundial del espadón prusiano. La banda de delincuentes que había prendido la hoguera universal y sumergido a Alemania en un baño de sangre estaba acabada. Engañado durante cuatro años, el pueblo había olvidado todo deber de cultura, todo sentimiento de honor y humanismo al servicio de Moloch y, tras dejarse utilizar para todo tipo de infamias, despertó de su estupor a tiempo de evitar la catástrofe.

El 9 de noviembre se sublevó el proletariado alemán, destruyendo el yugo ignominioso que le oprimía y, tras expulsar a los Honenzollem, eligió consejos de obreros y soldados.

Los Hohenzollern, sin embargo, no eran más que los comisionados de la burguesía imperialista y de la nobleza terrateniente. La verdadera culpable de la guerra mundial, así en Alemania como en Francia, en Rusia como en Inglaterra, en Europa como en América es la dominación de la burguesía. Los auténticos instigadores del genocidio son los capitalistas de todos los países. El capital internacional es el Baal insaciable en cuyas sangrientas fauces desaparecen millones y millones de. víctimas humanas palpitantes.

La guerra mundial ha planteado una alternativa a la sociedad: o prosigue el capitalismo, lo que significa nuevas guerras, así como el hundimiento inmediato en el caos y la anarquía, o se abole la explotación capitalista.

Con el fin de la guerra la dominación burguesa de clase ha perdido su razón de ser. La burguesía no está en situación de salvar a la sociedad de la catástrofe económica producida por la orgía imperialista. Se han destruido cantidades enormes de medios productivos. Han muerto millones de obreros, lo mejor y más capacitado de la cepa de la clase obrera. A los que regresan vivos al hogar les amenaza la miseria siniestra del paro; el hambre y las enfermedades amenazan con destruir las raíces de la fuerza del pueblo. La bancarrota del Estado, a consecuencia de la enormidad de las deudas de guerra, es inevitable.
 
Frente a esta confusión sangrienta y esta catástrofe amenazante, tan sólo el socialismo supone una ayuda, una solución y una salvación. Únicamente la revolución mundial del proletariado puede ordenar este caos, procurar trabajo y pan para todos, poner fin a la carnicería recíproca de los pueblos y proporcionar paz, libertad y cultura auténtica a una humanidad saludable. ¡Muera el sistema de salariado! Tal es la consigna del día. Que la cooperación sustituya al trabajo asalariado y la dominación de clase. Que los medios de producción dejen de ser monopolio de una clase y pasen a ser bien común.. Que no haya explotadores ni explotados. Que se regule la producción y la distribución dé los productos en beneficio de la comunidad. Que se abola, el modo existente de producción, la explotación y el robo, así como el comercio actual, que no es más que un engaño.

¡Trabajadores libres en régimen de cooperativo en vez de patronos y esclavos asalariados! ¡Que el trabajo no sea tormento para nadie pero sí un deber para todos!¡Que quienes cumplen su deber para con la sociedad tengan asegurada una existencia digna! ¡Que el hambre deje de ser maldición del trabajo para ser castigo de la pereza!

Solamente en esta sociedad quedarán desarraigados la servidumbre y el odio entre los pueblos. Solamente cuando esta sociedad sea realidad, el homicidio dejará de mancillar la tierra. Solamente entonces podrá decirse: esta guerra será la última.
 
En este momento, el socialismo es la única salvación de la humanidad. Por encima de una sociedad capitalista que se hunde brillan, como un recordatorio ardiente, las palabras del Manifiesto Comunista: "¡Socialismo o hundimiento en la barbarie!".





II


La realización de la sociedad socialista es la tarea más imponente que ha correspondido nunca a una clase o a una revolución en toda la historia del mundo. Esta tarea requiere una transformación completa del Estado, así como una revolución de los fundamentos económicos y sociales de la sociedad.

Esta transformación y esta revolución no las puede decretar autoridad, comisión o parlamento algunos, sino que son las masas populares quienes han de acometerlas y llevarlas a cabo.

En todas las revoluciones anteriores era siempre una pequeña minoría del pueblo la que dirigía la lucha revolucionaria, le marcaba objetivo y dirección, y utilizaba a las masas populares como instrumento, a fin de hacer triunfar sus intereses, los intereses de la minoría. La revolución socialista es la única que puede triunfar gracias a la gran mayoría de los trabajadores y representando los intereses de la gran mayoría.

A la masa del proletariado corresponde no solamente la tarea de dar objetivo y dirección claros a la revolución, sino también la de poner en práctica el socialismo de modo paulatino a través de la actividad propia.

La esencia de la sociedad socialista consiste en que la gran masa trabajadora cesa de ser una masa gobernada y pasa a vivir, en cambio, de modo autónomo, la vida política y económica, así como a orientarla con autodeterminación consciente. 

Desde el escalón más elevado del Estado hasta el municipio más diminuto, la masa proletaria tiene que sustituir a los órganos superados de la dominación burguesa de clase, esto es, el Bundesrat, los parlamentos, los consejos municipales, por sus organos propios de clase, es decir, los consejos de obreros y soldados, tiene que ocupar todos los puestos, fiscalizar todas las funciones, medir todas las necesidades estatales, según los intereses propios de clase y los objetivos socialistas. Unicamente una acción recíproca continua y vivaz entre las masas populares y sus órganos, los consejos de obreros y campesinos, puede conseguir que su actividad induzca espíritu socialista en el Estado.

De igual modo, la revolución económica únicamente puede darse como un proceso realizado en el curso de una acción proletaria de masas. Los meros decretos de las autoridades revolucionaria supremas, por sí solas, no son más que palabras hueras. Solo la clase obrera puede dar contenido a tales palabras a través de la propia acción. Los trabajadores pueden conseguir el control sobre la producción y, finalmente, la dirección real de ésta, tan sólo por medio de una lucha encarnizada y tenaz contra el ca¬pital, en cada empresa, por medio de la presión inmediata de las masas, de las huelgas, de la creación de sus órganos permanentes de representación.

Las masas proletarias tienen que dejar de ser máquinas muertas que el capitalista emplea en el proceso de producción y aprender a convertirse en directores reflexivos, libres y autónomos de tal proceso; tienen que desarrollar el sentimiento de responsabilidad de los miembros activos de la comunidad, que es la única poseedora de toda la riqueza social; tienen que desarrollar celo en el trabajo sin que sea necesario el látigo del empresario, producir al máximo sin capataces capitalistas, mostrar disciplina sin someterse a un yugo y mantener el orden sin necesidad de dominación . El idealismo más elevado en interés de la comunidad, la autodisciplina más exigente y el auténtico sentido de ciudadanía de las masas constituyen el fundamento moral de la sociedad socialista, igual que el embrutecimiento, el egoísmo y la corrupción constituyen el fundamento moral de la sociedad capitalista.

La masa obrera puede apropiarse todas estas virtudes cívicas socialistas, así como los conocimientos y aptitudes para la dirección de las empresas socialistas únicamente a través de la actuación y experiencia propias.

La socialización de la sociedad solo puede realizarse mediante la lucha dura e incansable de la masa trabajadora en su totalidad y en todos aquellos aspectos en los que el trabajo y el capital, el pueblo y la dominación burguesa de clase, se hallan enfrentados. La liberación de la clase obrera ha de ser obra de la propia clase obrera.


III

En las revoluciones burguesas el derramamiento de sangre, el terror y el asesinato político resultaban ser un arma indispensable en manos de la clase ascendente.

La revolución proletaria no precisa de terror alguno para alcanzar sus objetivos; odia y abomina del homicidio; no precisa de estos medios de lucha porque no combate contra el individuo, sino contra instituciones, y porque no alimenta ilusión ingenua ninguna cuya destrucción hubiera de vengar cruentamente. La revolución proletaria no es el intento desesperado de una minoría de modelar el mundo por la violencia según su ideal, sino la acción de la inmensa masa popular, que está llamada a cumplir su misión histórica y a convertir en realidad la necesidad histórica.

Mas al mismo tiempo, la revolución proletaria es, también, el toque de difuntos de toda servidumbre y toda opresión; por ello se alzan contra la revolución proletaria, en una lucha a vida o a muerte, todos los capitalistas, los terratenientes, los pequeñoburgueses, los oficiales, así como los beneficiarios y parásitos de la explotación y el dominio de clase.

Es una ilusión vana creer que los capitalistas han de someterse por voluntad propia a la decisión socialista de un parlamento o de una asamblea nacional y que van a renunciar pacíficamente a la propiedad, al lucro ya los privilegios de la explotación. Todas las clases dominantes han combatido siempre con la máxima energía hasta el último momento para defender sus privilegios; los patricios romanos, como los barones feudales de la Edad Media, los caballeros ingleses igual que los esclavistas norteamericanos, los boyardos valacos como los fabricantes de seda lioneses, todos ellos han derramado ríos de sangre y, para defender sus privilegios y su poder, no les han importado los cadáveres, llegando hasta el asesinato y el incendio e, incluso, provocando guerras civiles o cometiendo alta traición.

  En su condición de último brote de la clase explotadora, la clase capitalista imperialista supera la brutalidad, el cinismo descarado y la infamia de todas sus predecesoras. Esta clase defenderá lo que le es más sagrado, su beneficio económico y el privilegio de la explotación, con uñas y dientes y con aquellos métodos de maldad calculada que .ha puesto en práctica a lo largo de toda la historia colonial y en la última guerra mundial. Agitará viento y marea contra el proletariado; movilizará al campesinado contra las ciudades, incitará a los sectores trabajadores más retrasados contra la vanguardia socialista, organizará, matanzas por medio de los oficiales del ejército, tratará de bloquear toda medida socialista por medio de mil formas de resistencia pasiva, azuzará a veinte Vendées contra la revolución, llamará al enemigo exterior, al acero asesino de Clemenceau, Lloyd George y Wilson en calidad de salvadores y, antes que renunciar voluntariamente a la esclavitud asalariada, preferirá transformar el país en un montón de ruinas humeantes.

Esta resistencia sé ha de quebrar paulatinamente, con puño de hierro y energía despiadada. A la violencia de la contrarrevolución burguesa ha de contraponerse la violencia revolucionaria del proletariado; a los combates, intrigas y maquinaciones de la burguesía, la claridad inflexible de objetivos, la vigilancia y la actividad siempre presta de la masa proletaria; a los peligros "amenazantes de la contrarrevolución, el armamento del pueblo y el desarme de las clases dominantes; a las maniobras de obstrucción parlamentaria de la burguesía, la organización activa de las masas de trabajadores y soldados; a la ubicuidad y los mil medios de poder de la sociedad burguesa, el poder concentrado, comprimido y elevado al máximo de la clase obrera. El frente unido de la totalidad del proletariado alemán, del proletariado del norte con el del sur de Alemania, del proletariado urbano con el campesino, de los trabajadores con los soldados, el contacto espiritual viviente de la revolución alemana con la Internacional, la conversión de la revolución alemana en revolución mundial del proletariado, constituirá el cimiento granítico sobre el que se podrá levantar el edificio del futuro.

La lucha por el socialismo es la guerra civil más violenta que ha conocido la historia mundial, y la revolución proletaria tiene que procurarse el armamento necesario para esta guerra civil, tiene que aprender a utilizarlo, en las luchas y en las victorias.

Este aprestar a las masas obreras unidas con todo el poder necesario para realizar las tareas de la revolución es en lo que consiste la dictadura del proletariado y, por ello, la democracia auténtica. Esta no se encuentra allí dónde el esclavo asalariado se sienta junto al capitalista y el proletario agrícola junto al terrate¬niente en fementida igualdad, a fin de debatir parlamentariamente sus cuestiones vitales; la democracia que no es un engaño popular aparece cuando los millones de proletarios toman todo el poder estatal en sus manos callosas, para, igual que el dios Thor con su martillo, aplastar la cabeza de las clases dominantes.


Al objeto de posibilitar al proletariado la realización de estas tareas, la Liga Espartaco exige:

I. Medidas inmediatas para el afianzamiento de la revolución:

1. Desarme de toda la policía, de todos los oficiales del ejército, así como de los soldados que no son proletarios; desarme de todos los pertenecientes a las clases dominantes.

2. Confiscación de todos los depósitos de armas y municiones, así como de las fábricas de armas, por medio de los consejos de obreros y soldados.

3. Creación de una milicia obrera por medio del armamento de la totalidad de la población proletaria adulta y masculina. Creación de una Guardia Roja, compuesta por proletarios, como parte activa de la milicia para la defensa, permanente de la revolución frente a los ataques y maquinaciones contrarrevolucionarios.

4. Abolición de la potestad de mando de los oficiales y suboficiales. Sustitución de la obediencia servil militar por la disciplina voluntaria de los soldados. Elección de todos los superiores por parte de la tropa, con derecho permanente de revocación. Abolición de la jurisdicción militar.

5. Expulsión de los oficiales y capitulacionistas de todos los consejos de soldados.

6. Sustitución de todos los órganos y autoridades políticas del antiguo régimen por delegados de los consejos obreros y de soldados.

7. Institución de un tribunal revolucionario, ante el cual han de comparecer los culpables principales de la guerra y de su prolongación, los dos Hohenzollern, Ludendorffs Hindenburg, Titpitz y otros delincuentes, así como todos los conspiradores contrarrevolucionarios.

8. Incautación inmediata de todos los víveres, a fin de garantizar la nutrición del pueblo.

II. En la esfera política y social:

1. Abolición de todos los Estados independientes; creación de una república alemana socialista y unitaria.

2. Supresión de todos los parlamentos y consejos municipales y transmisión de sus funciones a los consejos de obreros y soldados, así como a sus comités y otros órganos.

3. Elección de consejos de obreros en toda Alemania y por empresas con participación de toda la clase trabajadora adulta de ambos sexos en la ciudad y en el campo. Elecciones, también, de consejos de soldados, con participación de la tropa y exclusión de los oficiales y capitulacionistas. Derecho de los obreros y los soldados a revocar en todo momento a sus representantes.

4. Elecciones en todo el imperio de delegados de los consejos de obreros y soldados para el Consejo Central de consejos de obreros y campesinos que, a su vez, ha de elegir al Consejo Central. Ejecutivo, como órgano superior del poder legislativo y ejecutivo.

5. Reunión del Consejo Central provisionalmente una vez cada tres meses por lo menos -con renovación de los delegados cada una de ellas- con el fin de ejercer un control permanente sobre la actividad del Consejo Ejecutivo y dé crear un contacto vivo entre la masa de los consejos de obreros y soldados en la nación y su órgano supremo de gobierno. Derecho de los consejos locales de obreros y soldados a revocar y sustituir en todo momento a sus representantes en el Consejo Central, en el caso de que no actúen de acuerdo con el mandato de los electores. Derecho del Consejo Ejecutivo a nombrar y deponer a los diputados del pueblo, así como a las autoridades centrales del imperio y a los funcionarios.

6. Abolición de todas las diferencias estamentales, de las órdenes y de los títulos. Igualación jurídica y social completa de los sexos.

7. Legislación social perentoria. Reducción de la jornada laboral con el fin de regular el paro y en consideración al debilitamiento físico de la clase obrera durante la guerra mundial; jornada laboral máxima de seis horas.

8. Reorganización fundamental inmediata del sistema de alimentación, de la vivienda, la sanidad y la educación, en el sentido y espíritu de la revolución-proletaria.

III. Reivindicaciones económicas inmediatas:

1. Confiscación, en beneficio de la comunidad, de la fortuna y las rentas de la casa real.

2. Anulación de la deuda del Estado y otras deudas públicas, así como de todos los préstamos de guerra, con excepción de las suscripciones desde cierta cantidad, que determinara el Consejo Central de los consejos de obreros y soldados.

3. Expropiación de la tierra de todas las explotaciones agríco¬las medias y grandes; creación de cooperativas agrícolas socialistas bajo dirección central unificada en todo el imperio; las pequeñas explotaciones agrícolas permanecerán en poder de sus propietarios hasta que éstos ingresen voluntariamente en las cooperativas socialistas.

4. Expropiación, por parte del poder republicano de los consejos, de todos los bancos, minas, fundiciones y todas las grandes empresas en la industria y el comercio.

5. Confiscación de todas las fortunas a partir de un cierto volumen, que el Consejo Central habrá de determinar.

6. Incautación, por parte del poder republicano de los consejos, de la totalidad del transporte público.

7. Elección de consejos de empresa en todas las empresas, que, de acuerdo con los consejos de obreros, habrán de regular los asuntos internos de la empresa, determinar las condiciones de trabajo, fiscalizar la producción y, finalmente, encargarse de la dirección de la empresa.

8. Establecimiento de una comisión central de huelga que, en relación continua con los consejos de empresa, proporcione al movimiento huelguístico incipiente en todo el imperio una direc¬ción unitaria, una orientación socialista y el apoyo más poderoso por parte del poder político de los consejos de obreros y soldados.

IV. Tareas internacionales:

Establecimiento inmediato de contactos con los partidos hermanos del extranjero, a fin de dar una base internacional a la revolución socialista y de configurar y afianzar la paz por medio de la fraternidad internacional y la sublevación revolucionaria del proletariado mundial.

V. ¡Esto es lo que se propone la Liga Espartaco!

Y por proponérselo, por ser el heraldo, el acicate y la conciencia socialista de la revolución, la Liga se ha ganado el odio, la persecución y la calumnia de todos Tos enemigos de la revolución, los públicos y los secretos.  

¡Crucificadlos! gritan los capitalistas, temblando por sus cajas de caudales.  

¡Crucificadlos! claman los pequeñoburgueses, los oficiales, los antisemitas, los lacayos de la prensa de la burguesía, temerosos por sus garbanzos.

¡Crucificadlos!, claman los Scheidemann que, como Judas Iscariote, han vendido a los trabajadoras a la burguesía; y temen perder los denarios de su poder político.  

¡Crucificadlos!, repiten como un eco sectores engañados, burlados y manipulados de la clase obrera y de la tropa que no saben que, cuando se enfurecen contra la Liga Espartaco, se enfurecen contra su propia carne y su propia sangre.

En el odio y en la calumnia contra la Liga Espartaco se unen todos los elementos contrarrevolucionarios, antipopulares, antisocialistas, turbios, oscurantistas y tenebrosos. Así se atestigua que en la Liga late el corazón de la revolución y que el futuro le pertenece.  

La Liga Espartaco no es un partido que pretenda alcanzar el poder por encima o a través de las masas trabajadoras.  

La Liga Espartaco es únicamente la parte más consecuente del proletariado, que, en cada momento señala a las masas amplias de la clase obrera sus tareas históricas y que cada estadio particular de la revolución defiende el fin último socialista, igual que las cuestiones nacionales defiende los intereses de la Revolución mundial.  

La Liga Espartaco se niega a compartir el poder del gobierno con los cómplices de la burguesía, con los Scheidemann y los Ebert, por considerar que tal colaboración es una traición a los fundamentos del socialismo, un fortalecimiento de la contrarrevolución y una paralización de la revolución.

La Liga Espartaco se negará asimismo a entrar en el gobierno tan sólo porque los Scheidemann-Ebert hayan arruinado la economía, y los independientes, a causa de su colaboracionismo, se encuentren en un callejón sin salida.

La Liga Espartaco únicamente tomará el poder cuando ello se derive de la voluntad clara y explícita de la gran mayoría del proletariado en toda Alemania, esto es, únicamente como resultado de la aprobación consciente por parte del proletariado de los criterios, los objetivos y los métodos de lucha de la Liga Espartaco. La revolución tan solo puede alcanzar claridad y madurez completas de un modo paulatino, a lo largo del camino del Calvario de las experiencias amargas, las derrotas y las victorias.

La victoria dé la Liga Espartaco no es el comienzo, sino el fin la revolución y coincide con la victoria de los millones de proletarios socialistas.

¡Adelante, proletarios! ¡A la lucha! Hay que conquistar un mundo y luchar contra otro. En esta última lucha de clases de la historia mundial en torno a los objetivos más elevados de la humanidad cabe aplicar al enemigo aquella frase de: ¡Mano al cuello y rodilla al pecho!

La Liga Espartaco.

Panfleto sin pie de imprenta, ni fecha de impresión (Berlín, 1918).